Exposición Abril/Junio 2018 Inicio Obra reciente Biografía Su Obra Contacto
Monasterios
Libertades
Misticismo
Exposiciones
El Quijote
Patrimonio Nacional
Arte y Belleza
Sus Pintores
Oleos y Lienzos
Juventud
Monografías
Expresionario
Somos Dibujo
Apocalipsis
Cinco Sentidos
Escritos
Juan Vallejo, sus pintores favoritos
Veláquez
Juan Vallejo       ...Sus "Meninas" se ubicaban entonces en una estancia recogedora de luz cenital, que entraba por el lateral izquierdo del cuadro, regando el movimiento del enano Nicolasillo Portusato; luz que se introducía por uno de los ventanales del ala este del Prado, del que pendían unos cortinajes que disolvían las sombras, confiriendo al lienzo una "aparición" que se superponía a la ya irrupción de las figuras, a la de por si intangibilidad de los personajes. En frente del mejor óleo del mundo existía un pequeño banco en el que los visitantes podían sentarse y jugar con el reflejo del mismo, en un espejo lateral que penetraba por el universo de las figuras hasta introducirnos en la vida del pintor...
Diario 16 Burgos - 22 de Enero de 1994
Caravaggio
Juan Vallejo       ...Robert Hughes, en su libro «A toda crítica», dice sobre la exposición de Caravaggio, organizada en 1985 en el Metropolitan Museum of Art de Nueva York:
«Es probable que vaya más gente a la iglesia de San Luigi del Francesi en Roma para venerar a Caravaggio que para honrar a Dios».
Uno puede dar fe de ello. «La vocación de San Mateo», cuadro expuesto en dicha iglesia romana junto al «Martirio de San Mateo» y al «Segundo San Mateo», suponían para mis veinte años un peregrinaje diario que llevaba a cabo entre el Vaticano y la iglesia de San Luis, pasando, de vez en cuando, por la galería Doria-Pamphili para admirar su «Magdalena» y «San Juan con un carnero», obras que marcaron en mi juventud la atracción por este violento hombre pintor, que murió a los 37 años, obrando entre la estela que había dejado Miguel Ángel y la madurez de Rembrandt un prodigio de luz seca que desbarata cualquier teoría de la composición...
Diario 16 Burgos - 30 de Enero de 1994
Andrea Mantegna
Juan Vallejo       ...La irrupción en la historia de la pintura de Masaccio, pese a su breve existencia -murió a los 28 años-, rompe todo un mundo y crea otro: el hombre, es decir, el Renacimiento. Su explosión cambia el curso del arte desde donde naciera: Florencia, cuya potencia plástica y constructiva fue tan grande, que sólamente otro pintor, nacido tres años después, desde Vicencia, podría con su extensa edad -75 años- tomar tan difícil relevo e, incluso, superarle. Es Andrea Mantegna.
Precoz e infatigable, violento, autoritario y orgulloso, hace literatura en el hombre, en su ardiente humanismo, poniéndole los pies en la tierra, coleccionando su pasado y plasmándolo en sus carnes, en sus expresiones, hasta desgarrar su historia, diseccionando su arqueología -fue un gran estudioso de epígrafes y antigüedades, un excelente coleccionista-, inundando a sus seres de apego a la naturaleza, evocándolos en una anatomía en la que convergirían las siguientes generaciones.
Diario 16 Burgos - 12 de Febrero de 1994
      La Galería Brera de Milán tiene un cuadro suyo titulado «El Entierro», de dimensiones reducidas -81 por 68- en donde la perspectiva, los juegos efectistas, el «savoir faire» y el refinamiento recetan al protagonista muerto una suerte de vida que trasciende más allá de su propia teología, descarnando en su serenidad la verosimilitud de una condena a un hombre que todo lo había provocado: el llanto de las mujeres que están ante su mortaja es una expresión de dolor, no de esperanza; de grito, de revelación, de exigencia, acaso de insuerte, de desgracia ante un cuerpo sin proyecto, unívoco, con las estrías de la muerte en el abdomen y la barba apenas crecida: es el único Cristo-hombre pintado hasta hoy...
«¡El arte y nada más que el arte es el que hace posible la vida,
el gran seductor, el granestimulante de la vida!»
Nietzsche
Tápies
Juan Vallejo       ...Una de las maneras más fascinantes de ser hombre, es ser pintor: Si a esta hechura le embadurnamos de dignidad, de trascendencia, la forma de ser hombre se convierte en una especie de eternidad de lo pasajero, de liberación de la realidad abocada, indefectiblemente, a la corrupción de la materia. Tal es el caso de este hombre que ahora cumple setenta años.
Hablar de Tápies es decir pintura; trabajo sin antecedentes, novedad permanente, como constante es la novedad en la materia; renovación de la forma, del color, de mecánica sujeto-objeto asociada a un deber de emociones, las que serán, de algún modo, también impregnadas de inmutabilidad.
La revelación cotidiana de los objetos, de las sombras, de las luces, quedan implícitas en la obra de Tápies, quien pone en evidencia la misteriosa ubicuidad de nuestra vida. Esta presentación naturalista de la existencia, queda patente en una visualidad lograda sólo por Velázquez quien respeta la forma que el objeto posee y su actitud; si embargo, elegir la forma más grácil entre los movimientos de las cosas, del juego de contrariedades que nos proponen nuestros aspectos, nuestros hechos, es una facultad inherente; algo que no se adquiere, lo que muda el instinto cada día...
Diario 16 Burgos - 15 de Enero de 1994